1er Encuentro Nacional de la Juventud en Lucha “Santiago Maldonado”

Por: Silvana Broggi | 04 de octubre de 2017

Este 23 y 24 de septiembre realizamos en Miramar el 1er Encuentro Nacional de la Juventud en Lucha, al que llamamos “Santiago Maldonado”, sintiendo la ausencia de él como joven luchador y reclamando al Estado la responsabilidad en su desaparición.  

“La arcilla fundamental de nuestra obra es la juventud, en ella depositamos nuestra esperanza y la preparamos para tomar de nuestras manos la bandera.”

Ernesto “Che” Guevara

 

“No faltarán los que traten de aprovechar coyunturas difíciles para, bueno, mantener ese empeño de la restauración del capitalismo, del neoliberalismo, para acabar con la Patria. No, no podrán, ante esta circunstancia de nuevas dificultades -del tamaño que fueren- la respuesta de todos y de todas los patriotas, los revolucionarios, los que sentimos a la Patria hasta en las vísceras es unidad, lucha, batalla y victoria”.

Hugo Chávez Frías 8 de Diciembre 2012

 

Con la convicción de que este espacio sería fructífero, pusimos nuestro mayor esfuerzo en construirlo colectivamente para que sea apropiado por todos. Juntarnos, jóvenes de los barrios, del campo, de las villas, de más de 23 organizaciones populares y debatir diversas problemáticas, significó en sí mismo un hecho político contundente. La propuesta surgió a partir de una experiencia más grande, la Articulación Internacional de la Juventud en lucha, que celebró su primer encuentro en Río de Janeiro, Brasil, el año pasado. Ahí participaron 280 jóvenes de 115 organizaciones de todo el mundo. Ese primer encuentro surgió por iniciativa del Movimiento de Trabajadores sin Tierra (MST) y el Levante Popular de la Juventud de Brasil. Desde PATRIA GRANDE y el Movimiento de Trabajadores Excluidos, asumimos el compromiso de replicar esta experiencia en nuestro país, resueltos a fortalecer la unidad de los movimientos populares desde sus protagonistas principales, las y los Jóvenes.  

Nunca antes tuvimos la iniciativa de impulsar un encuentro nacional de estas características. Las organizaciones tenemos la tendencia a fortalecer las instancias propias, consolidar nuestros espacios y afirmar nuestras identidades políticas, y algunas dificultades para apostar a construir otro tipo de ámbitos más abiertos y compartidos., No es casualidad que haya sido la juventud quien se anime a apostar más allá de eso.  Como dijo Emma Goldman “a los osados pertenece el futuro, cuando no podemos soñar mas, morimos”. Y una fuerza vital nos abrazó en estos días compartidos.

Es histórico y paradigmático que en un año electoral,  siendo aún muy acotadas las expresiones de unidad del pueblo que se transcriben en las elecciones, hayamos logrado generar este encuentro y salir con una declaración política común, que cada organización difundió desde sus redes y medios de comunicación. Una cita sellada por su carácter heterogéneo y una voluntad común de hacer hincapié en nuestros acuerdos, sin negar las discrepancias y fortaleciéndonos en ellas.  

 

Ser motor de transformación

En la apertura del encuentro contamos con la presencia de Nora Cortiñas, madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, y madre de todas las y los luchadoras, quien nos transmitió con su inmensa fortaleza, la necesidad de no claudicar nuestras luchas: “el gobierno nos quiere débiles,  están sometiendo al pueblo a terribles humillaciones, pero nosotras, las madres, siempre estuvimos y vamos a seguir estando, luchando, para enfrentar todas estas injusticias”. Y también agrego, “a Santiago se lo llevaron porque era solidario, como lo hicieron con Kosteki y Santillán, ustedes no dejen de ser solidarios”.

Por su parte Juan Grabois, del Movimiento de Trabajadores Excluidos, habló del potencial de la juventud: “Los jóvenes y las mujeres son los principales motores de transformación, por eso ustedes tienen que patalear para que en las organizaciones se escuche su voz, les den el lugar que les corresponde.”

Este intercambio con Nora y Juan nos preparó para los talleres de debate, en los que se abordaron 5 temas: Trabajo, Género, Violencia institucional, Consumo-adicciones y Deporte, Cultura y Educación. Se apostó no sólo a intercambiar posiciones y experiencias respecto estos ejes, sino también a elaborar propuestas concretas, exigencias que le hacemos al Estado para que se garanticen nuestros derechos.  “Nosotros no queremos sacar a los pibes de la esquina, lo que queremos es sacar la droga y toda la mierda que los tiene ahí paralizados, para que recuperemos la esquina y las calles con proyectos dignos de vida”, expuso un joven durante la plenaria general.

El Encuentro mostró que los niveles de acuerdo y coincidencia fueron superiores a los esperados. Una lectura común del momento histórico que estamos atravesando como pueblo, en nuestro país y en todo el continente, nos alarma y nos obliga a elaborar propuestas que puedan contrarrestar las medidas de estos gobiernos empresariales: falta de empleo, pobreza, criminalización de la juventud y de la pobreza, mercantilización de la educación,  femicidios, y el despliegue de toda una industria cultural que persuasivamente intenta naturalizar estos aspectos regresivos a medida que los profundiza sutilmente en nuestras vidas.

 

Nuestros desafíos

Hemos comprendido que nuestro mayor desafío es unir estas experiencias, para no seguir fragmentando nuestras luchas, que lo lograremos teniendo gestos nobles entre nosotros y nosotras, priorizando los valores de solidaridad y empoderamiento popular por sobre otros intereses. Sabemos que no es simple, tendremos que hacer esfuerzos en lograr que esta fuerza y esperanza que nos supimos transmitir  se siga concretando en acciones,  con pases cortos, -como se dice en términos futbolísticos-, para tampoco tirar la pelota fuera de la cancha. Por eso nos comprometemos a seguir articulando y construir anualmente el Encuentro Nacional de la Juventud en Lucha, apostando a que cada vez seamos más organizaciones las que asumamos estos desafíos.

Temas de la nota: