500 días presa política

Por: Patria Grande | 06 de junio de 2017

El 30 de mayo se cumplieron 500 días desde que Milagro Sala fue encarcelada de manera arbitraria e injusta. Fue humillada y hostigada repetidamente en prisión. Ni hablar en los medios de comunicación. Fue torturada dentro del penal. No tiene ninguna condena firme que justifique su encarcelamiento. No fueron respetados los fueros que le corresponden como parlamentaria del Parlasur. Se argumenta que, si la liberan, puede obstruir la investigación de causas producto de denuncias ocurridas hace más de diez años.

Su única condena se debe a un escrache en el que ni siquiera participó y las pruebas que la incriminan son los testimonios de una pareja que recibe un sueldo por parte del actual gobernador. El Poder Judicial jujeño no escuchó ninguno de sus reclamos. No llama la atención que esté encabezado por una Corte en la que el gobernador Morales estableció mayoría automática pocos días después de asumir, mediante su ampliación.     

Milagro cuestionó con nombre y apellido a Carlos Blaquier y su familia, dueños y señores de la provincia. Milagro es la expresión del empoderamiento de miles de trabajadores y trabajadoras que se organizaron y demostraron la capacidad de la economía popular para construir viviendas, escuelas, hospitales, polideportivos y piletas. Milagro implica la resistencia indómita de la cultura de los pueblos originarios. Milagro rechazó cualquier subordinación producto del rol que el patriarcado asigna a las mujeres en nuestra sociedad y asumió la conducción de su organización. Por si fuera poco, Milagro no se contentó con construir un movimiento social, sino que se animó a construir su propio partido para ir a elecciones y así cuestionar el bipartidismo al servicio de la oligarquía.   

No es la corrupción ni el autoritarismo lo que explica su detención sino todas estas razones. Por eso, ya contamos 500 largos días desde que el régimen político de la provincia de Jujuy se dispuso a descargar su odio oligárquico y racista. Revancha de clase. Revancha de piel. Revancha de género. Revancha cultural. La historia aún no concluye…   

Temas de la nota: