A retomar la iniciativa

Por: Patria Grande | 07 de diciembre de 2016

Editorial Cambio 54.

Termina un año difícil, cuyo balance coincide con el primer año de gobierno de Macri. La Alianza Cambiemos es el mascarón de proa de una ofensiva de los verdaderos dueños del país, que creen que vivimos uno de esos momentos recurrentes en nuestra historia, en los que se deciden a avanzar contra los derechos y conquistas acumulados durante décadas por nuestro pueblo.

Debemos saber que hasta ahora sufrimos solo una primera muestra. Sin contar con una mayoría política propia en el Congreso, sin poder terminar de cerrar el frente interno de los ricos a los que intentan representar, con un contexto político y económico internacional que los contraría cada vez más, igualmente desataron su ataque contra el pueblo. Porque ellos sí vienen por todo.

Sin embargo, no avanzaron todo lo que hubieran querido debido a la voluntad del campo popular. Recorrer el calendario invita a recordar en cada caso una gran movilización: el 24 de febrero, el 24 de marzo, el 29 de abril, el 12 de mayo, el 3 de junio, el 7 de agosto, el 2 de septiembre, el 19 de octubre, el 18 de noviembre.

El desafío que tenemos los militantes populares hacia las elecciones del año próximo es dar lugar a expresiones políticas que contesten de manera global al proyecto del macrismo, lejos también de los “opositores civilizados” que en realidad cogobiernan el país.

Abiertos a nuevas experiencias. Jóvenes, transformadoras, amplias, combativas, participativas, transparentes. Formas de amplificación de la voz de miles de personas que todos los días activan, se organizan y transforman el mundo. Presentes a lo largo y ancho del país federal que somos. Haciendo propia la revolución de las mujeres contra la violencia machista en todas sus formas. Capaces de recuperar lo mejor de la experiencia reciente durante el kirchnerismo y animarse a soñar que se puede más, a llevar hasta el final lo que sólo quedó como un anhelo popular.

Puede parecer demasiado optimista o ambicioso, hasta ingenuo. Pero en estos días conviene repasar las palabras de Fidel, y pensar en lo que significó para 82 revolucionarios embarcarse en el Granma, con muchas faltas pero con un gran sueño por delante.

“No tenemos otra alternativa que soñar, seguir soñando, y soñar, además, con la esperanza de que ese mundo mejor tiene que ser realidad, y será realidad si luchamos por él. El hombre no puede renunciar nunca a los sueños, el hombre no puede renunciar nunca a las utopías. Es que luchar por una utopía es, en parte, construirla”

¡Felicidades! ¡A luchar por el 2017 que queremos!

Temas de la nota: