ADUNLU: Triunfo de la 12 de mayo en la Universidad de Luján

Por: Federico Araya | 06 de diciembre de 2016

Entrevista a Andrés Duhour, secretario general electo de ADUNLu

Con una masiva participación, las elecciones de la Asociación de Docentes Universitarios de la Universidad Nacional de Luján (ADUNLu) arrojaron como resultado la victoria de la Lista Violeta, perteneciente a la Corriente 12 de Mayo, con el 52 por ciento de los votos, por sobre la Lista Naranja y Roja. Se abre una nueva etapa para la construcción de democracia y unidad.

Cambio: ¿Cuál fue el contexto en el que se dio la elección?

Andrés Duhour: La Universidad estuvo en el marco de la situación en que estuvieron todas las universidades, con un ahogo presupuestario importante. Ya desde fin del año pasado hubo problemas para pagar todas sus cuentas, atrasos en pagos salariales y de servicios, y comenzó con recortes de todo tipo: becas, insumos, fondos para investigación, viajes curriculares, etc. En ese contexto de ajuste presupuestario se desarrolló la pelea por reclamo salarial que dimos desde el sindicato, y que particularmente tuvo relación con el conjunto de los reclamos populares que se dieron en este año. Participamos junto a los estatales de sus reclamos, enfrentando los despidos. Esto se coronó con una movilización histórica para nuestra ciudad, el 11 de mayo, donde hubo docentes, estudiantes y toda la comunidad universitaria, junto a la sociedad lujanense que también se movilizó.

C: ¿Ese proceso de lucha ayudó a politizar la vida del gremio?

AD: Claro. En ese marco, veníamos construyendo en el sindicato en una Lista de unidad con distintos espacios, con compañeros y compañers de distintas identidades políticas. Pero entendíamos que el nivel de movilización y rechazo que generaron las políticas del gobierno de Macri, era necesario expresarlo en una corriente de opinión al interior del sindicato.

C: Entonces había que, no sólo discutir salario y coyuntura, sino también empezar a pensar la política pública para la Educación y la Universidad de Luján en particular.

AD: Exactamente, no sólo pensar la Universidad desde la política pública, sino también pensarnos como trabajadores en un sentido más amplio que el estricto de nuestra condición de clase. La participación gremial tiene que pensarse a partir de nuestra identidad como trabajadores universitarios, pensando en cómo incidimos en un modelo de Universidad, como trabajadores, como extensionistas y vinculados al conjunto de los movimientos sociales que no son exclusivamente los sindicales, como son los culturales, de tierra, de producción. Ese movimiento universitario que veníamos expresando era necesario que tuviera una expresión, y por eso surge en la Universidad la Corriente 12 de Mayo, un espacio de docentes universitarios que se plantea ir más allá de lo reivindicativo y gremial.

C: ¿Es esta corriente la que se presenta a elecciones?

AD: Claro, nosotros nos planteamos continuar con la lista de unidad, pero los otros actores con los que integrábamos la Comisión Directiva no compartían ciertas miradas respecto de cómo intervenir hacia las políticas del gobierno nacional, con qué herramientas organizativas y de lucha enfrentarlas, ni con qué grados de unidad en la acción. Además había una mirada de esos actores de cerrar las filas del sindicato solamente hacia el núcleo militante, y nosotros creíamos que había que abrir el sindicato hacia el conjunto de la docencia, los espacios de debate y opinión. El espacio gremial debe construirse para integrar las visiones de los compañeros y compañeras que son parte del mismo, y no para que los militantes activos irradien al conjunto. Esto derivó en que no podamos conformar una lista de unidad y que vayamos dos listas a elecciones.

C: Ahí es donde ustedes terminan ganando.

AD: Sí, ganamos porque identificamos la necesidad del conjunto de los compañeros y compañeras formando una lista compuesta por representantes de todos los departamentos en que se divide la Universidad, e invitando con nuestra propuesta a construir un sindicato democrático que respete las diferencias políticas, al mismo tiempo que nos reconocemos como actores políticos. Es importante en este momento potenciar las herramientas gremiales con trabajadores de distintas tradiciones políticas.

C: ¿Qué significó para ustedes esta elección?

AD: Fue una elección histórica ya que participó el 67% del padrón (432 docentes) y muchos impulsando la idea de que es momento de construir unidad. Esto es un mensaje y un desafío para construir en ese marco.

C: ¿Y Cuáles son los objetivos de cara a lo que se viene en 2017?

AD: Los objetivos de 2017 tienen que ver con continuar con un proceso que venimos llevando adelante. Por un lado, consolidar herramientas de participación, y en ese sentido vamos a buscar implementar el cuerpo de delegados. Por otro lado, continuar con la implementación del convenio colectivo, el cual recién este año comenzó a hacerse con la comisión paritaria y que buscamos profundizar en la búsqueda de mayor estabilidad laboral, terminar con el trabajo en negro que todavía existe en becarios y otros trabajadores interinos que no tienen la regularización, uniformizando los formatos de los concursos y las pautas de evaluación. Si bien en términos relativos en la Universidad de Luján hay un bajo índice de trabajo ad-honorem, tenemos muchos trabajadores con cargos mínimos, de dedicaciones más bajas, pero haciéndose cargo de funciones superiores. Vamos a ir entonces por el principio de igual remuneración por igual trabajo.

C: ¿Cómo ven en perspectiva la conflictividad en el mundo docente de cara al año que se viene con el ajuste en ciencia y técnica que ya se ve en el Presupuesto?

AD: Uno de los logros de la lucha de este año fue adelantar la paritaria y negociar salario a partir de febrero en conjunto con el resto de los niveles del sistema educativo. Esa unidad que se vio peleando con otros niveles del sistema educativo se tiene que ver el año que viene, implementando medidas de acción conjunta, para pelear en principio por un aumento salarial acorde a la inflación. Necesitamos seguir articulando con otros sectores de trabajadores para que la lucha por el presupuesto, que vamos a tener que seguir dando, nos encuentre más fuertes y unidos en ese reclamo. El presupuesto educativo es una discusión de modelo de país y creemos que hay que darlo de conjunto con el resto de la sociedad.

Temas de la nota: