Ante la candidatura de Cristina Fernández de Kirchner

Por: Patria Grande | 30 de junio de 2017

Desde diciembre de 2015 vivimos una ofensiva abrumadora de los sectores privilegiados de la sociedad. Cierran empresas y aumentan los despidos, el salario pierde poder adquisitivo, las tarifas de servicios suben cada vez más, nuestro país encabeza los rankings de emisión de deuda externa, los genocidas y sus cómplices buscan trampas para obtener impunidad, Milagro Sala ya superó los 500 días como presa política, las instituciones democráticas son puestas al servicio del poder económico, y no faltan representantes del sistema político que se venden al mejor postor en nombre de la gobernabilidad.
Sin embargo, nuestro pueblo está de pie. Cada una de las medidas reaccionarias del gobierno de CAMBIEMOS ha sido enfrentada con grandes movilizaciones en las calles, logrando altísimos marcos de unidad y masividad contra sus políticas.
En estas elecciones se pone en juego la legitimidad del macrismo para avanzar y profundizar el plan de ajuste. En caso de que el gobierno salga victorioso, podemos esperar un avance mayor en la degradación de nuestras condiciones de vida, mayor exclusión y pérdida de derechos. Por el contrario, una derrota en la provincia de Buenos Aires, supone un terreno más favorable para evitar que avance el programa de ajuste.
En este marco, la figura de Cristina Fernández de Kirchner representa hoy en la conciencia de millones una esperanza para ponerle un freno al neoliberalismo y a las aspiraciones del gobierno actual, generando una derrota al candidato de Cambiemos, Esteban Bullrich. Es por eso que decidimos no competir con su candidatura y votar la fórmula Cristina Fernández de Kirchner-Jorge Taiana para la categoría de Senadores Nacionales.
Estas elecciones, además de tomarle examen al macrismo, deben ser utilizadas para poner en el debate público alternativas a futuro que den cuenta de la diversidad y diferencia de ideas y concepciones que promovemos quienes nos encontramos enfrentando al oficialismo en esta etapa. La izquierda popular tiene la responsabilidad de debatir con otras expresiones políticas que se plantean como oposición al macrismo propuestas y alternativas para lo que sigue a partir de octubre.
Sostenemos que la mejor forma de enfrentar al macrismo es por medio de la construcción de una alternativa política que se monte sobre conquistas de los años de gobierno kirchnerista, pero avance en plantear transformaciones económicas estructurales, imprescindibles para romper el espiral de dependencia de nuestro país, y que impulse un proceso constituyente orientado a la recuperación de todos nuestros recursos estratégicos y a la creación de herramientas de participación para la refundación del Estado sobre la base del protagonismo popular, por mencionar algunas orientaciones. En este sentido es que debatimos con la consigna “vamos a volver”, ya que de lo que se trata no es de volver atrás, sino de encarar un proceso de fuertes transformaciones basadas en la movilización del pueblo, para terminar definitivamente con el imperio de las grandes empresas y el agronegocio, para acabar definitivamente con la precarización laboral y la superexplotación, para echar a las empresas privatizadas que nos saquean con sus tarifas, y dar lugar a demandas fundamentales del movimiento de mujeres como el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.
Necesitamos construir un camino de conquistas estructurales que en definitiva nos permitan pensar en procesos que no puedan ser revertidos fácilmente por una minoría poderosa, anquilosada en el poder empresarial, judicial y mediático.
A través de las listas de la plataforma ciudadana VAMOS, Patria Grande impulsará estos planteos a nivel municipal, provincial y nacional de cara a las PASO del 13 de agosto en la provincia de Bs As.