Ante la provocación del gobierno y los banqueros: un contundente plan de acción

Por: Patria Grande | 08 de febrero de 2017

 

Ya han pasado más de dos meses desde que las cámaras patronales bancarias reunidas en ADEBA y ABAPPRA (la banca pública y privada de capitales nacionales, y que representan al 70% del total) suscribieron un acuerdo con La Bancaria de recomposición salarial. Poco después lo haría la cámara de bancos especializados. Este acuerdo considera no sólo la pérdida de poder adquisitivo del año pasado sino el adelanto habitual para las paritarias del año en curso. Aunque esto fue acordado bajo la supervisión y redacción del ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, la presión del gobierno y de la banca extranjera produjeron una marcha atrás con parte de lo acordado, llevando hoy la situación a ribetes insólitos.

Un gremio movilizado como el bancario marcó la cancha para el efectivo cumplimiento del pago de los bonos de enero y diciembre y el aumento del 4% sobre el salario conformado. Insólitamente, el adelanto de paritarias de este año ($2000 + el 10% del salario conformado) no fue respetado por los banqueros, aunque después de muchos años constituye un derecho adquirido. En esta verdadera estafa se pusieron de acuerdo rápido los representantes del Banco Nación y Provincia de Buenos Aires advirtiendo que no iban a pagarlo; la banca extranjera argumentó que el acuerdo no estaba homologado y por supuesto la participación estelar del gobierno nacional jugando abiertamente para los banqueros. No homologaron el acuerdo, cuando por ley correspondía hacerlo. Bajaron línea contra nuestro gremio desde los medios de comunicación, como cuando en tapa del diario Clarín dijeron que el acuerdo salarial de los bancarios es uno de los causantes de la inflación. Una vez más, ubicándose en la vereda de enfrente de los trabajadores.

Pero el cinismo ya trepa a lo indescriptible. Ahora, es el mismo ministro Triaca quién decide apelar el fallo de la Cámara de Trabajo, que ordena pagar lo firmado y al gobierno abstenerse de su intervención entre los acuerdos de las partes.

Es claro que el gobierno nacional quiere disciplinarnos y evitar que otros gremios sigan nuestro ejemplo. Por eso bloquean el pago de nuestro adelanto de paritarias, porque establece un piso demasiado alto a sus pretensiones del 18%.

La respuesta tiene que ser clara y contundente. No estamos dispuestos a retroceder ya que la rentabilidad del sistema financiero es altísima y porque quienes incurren en un verdadero fraude laboral son ellos, desconociendo lo firmado y pasando por alto un fallo judicial. Porque nadie cree que cuando los tarifazos continúan la inflación vaya a ceder, porque el impuesto a las ganancias pulveriza gran parte de nuestro salario y las diferentes necesidades de los trabajadores y las trabajadoras del gremio.

En el sistema financiero se expresan con crudeza los planes neoliberales que están castigando a todo nuestro pueblo. Un intento de desregulación financiera desde el BCRA que atenta contra las disposiciones de sustentabilidad del banco público, de flexibilización de las condiciones laborales y desconocimiento de los convenios colectivos de trabajo.

Por todo esto el plan de acción que tenemos por delante implica hacer asambleas y cese de actividades en todos los bancos, construir un gran paro nacional bancario y salir a las calles a defender lo firmado.

Salir a pelear en unidad, porque nuestra experiencia nos dice que es así como se puede ganar. Y fundamentalmente generar las condiciones necesarias para cerrar una buena paritaria, que tenga en cuenta no sólo la inflación sino nuestras condiciones de trabajo y de vida, incorporando los derechos de género tan sentidos. En fin, empoderarnos como trabajadores y trabajadoras y generar una Masa Crítica que permita la defensa irrestricta de nuestros derechos.

La única lucha que se pierde es la que se abandona.

Bancarixs de PATRIA GRANDE.