Campaña histórica en Eldorado, Misiones

Por: Nicolás Fava | 08 de noviembre de 2017

Los vecinos y vecinas de la Plataforma “Eldorado toda la vida!” sentaron las bases en la ciudad para pensar en un verdadero y profundo recambio de la política, en una provincia donde la totalidad de los municipios son conducidos por la Renovación, el partido provincial que en 2003 se hizo con el gobierno en Misiones y, desde entonces, mantiene alianzas oportunistas con los gobiernos nacionales de turno bajo el pretexto de otorgar “gobernabilidad” y de desarrollar una política “misionerista”.

Eldorado es la tercera ciudad más grande de la provincia en cantidad de habitantes y, en las últimas décadas, ni el Municipio ni el Concejo Deliberante ha albergado a alguna fuerza política que no sea oficialista o radical. Primero el PJ, el radicalismo, luego la Alianza y, posteriormente, la Renovación son las únicas fuerzas que han obtenido representación política en la ciudad, cuadro que se reproduce en muchas ciudades de la zona.

En esta ocasión, con una campaña basada en la creatividad y la participación ciudadana, la lista encabezada por el médico comunitario Sebastián Tiozzo en la categoría Concejales y por el abogado José Luis Fuentes en la categoría Constituyentes, y completada por referentas barriales, de la educación, el arte, el deporte y la ciencia, logró el acompañamiento de más de 3 mil votantes, consagrándose como tercera fuerza de la ciudad, después de las estructuras del gobierno provincial y Cambiemos.

Si bien los resultados no fueron suficientes para acceder a una banca en el Concejo Deliberante ni en la Convención Constituyente, entre otras cosas por el distorsivo mecanismo de la “Ley de Lemas” para la asignación de cargos, sí demostraron que hay miles de razones para construir una alternativa de gobierno en la ciudad y la provincia, ya que gracias al aporte de PATRIA GRANDE y Eldorado toda la vida! en estas elecciones, el Partido Agrario y Social se relegitimó como tercera fuerza a nivel provincial y logró obtener 3 bancas más en la cámara de representantes de la provincia.

Muchos vecinos se siguen sumando a un proyecto político basado en la innovación, el trabajo colectivo y el financiamiento transparente. Un modelo que ya ha empezado a dar que hablar en la ciudad a partir de eventos como masivas jornadas de salud, polladas de auto-financiamiento, talleres de huerta en los barrios, o la forma en que se involucra el arte y la cultura en la militancia cotidiana que, en este caso, tuvo sus puntos más altos en situaciones como los recitales del popular músico Joselo Shuap en la apertura y cierre de campaña o la invaluable participación de Isidro, un vecino violeta, que después de mucho pensarlo, se acercó a manifestar su respaldo.

Tiempo de sembrar

“Tengo sangre de paisano, de paisano guaraní,
estoy seguro de mi rumbo porque amo lo que fui.
Mi cosecha no ha llegado porque es tiempo de sembrar.
Y hay un tiempo para todo en esta tierra sin mal.
Soy Guazú como Andresito si me quieren pisotear,
voy pensando como Artigas y su sueño federal.”

“Sepan que soy Misionero”, Joselo Schuap

Es tiempo de sembrar, de crear y de reinventar. Misiones vive un momento de transición del esquema político imperante en la provincia durante la última década signado por el desgaste del gobierno provincial, el ascenso de Cambiemos en las grandes ciudades y la emergencia de algunos fenómenos que indican a los partidos tradicionales la necesidad de revisar sus estrategias.

Todo esto se pone de manifiesto al considerar que la tercera fuerza política es un partido nuevo como el Partido Agrario y Social (PAyS), sin mucha inserción en las ciudades más grandes y el norte y con mucho margen para seguir haciéndose conocer y desarrollarse; tanto como en la aparición de PODEMOS, un agrupamiento de jóvenes con perfil urbano y profesional sin desarrollo territorial que improvisando un armado político poco tiempo antes de las elecciones logró superar en votos al Partido Obrero, al frente Avancemos vinculado al massismo y al Frente Popular de UP y PTP, todos con vasta trayectoria y experiencias electorales previas en la provincia.

A partir del 10 de diciembre, la Cámara de Representantes de Misiones, que tiene un total de 40 legisladores, estará integrada por 24 diputados del oficialismo provincial, 10 diputados de Cambiemos y 4 del Partido Agrario y Social, entre otras fuerzas menores, lo que significa un panorama político inédito desde hace un largo período, en el que la Renovación hegemonizó la política secundada muy lejanamente por la UCR y sin espacio para terceras fuerzas con capacidad de disputar poder real.

Con los más de 78 mil votos obtenidos por el PAyS en esta elección, la joven trabajadora de la salud Giuliana Perini, el dirigente agrario Carlos Goring y el abogado y presidente del PAyS, Isaac Lenguaza, lograron una banca para trabajar junto a Martín Sereno, referente del Movimiento Evita, quien ya viene ejerciendo el cargo de diputado provincial por el PAyS.

El PAyS fue fundado en el año 2009 por el entonces diputado –oficialista hasta 2006– Héctor Cacho Bárbaro, docente rural vinculado fuertemente con las familias de agricultores de la zona este de la provincia. Este año, Bárbaro cumplió su mandato como diputado provincial y, luego de 12 años en el recinto, ha decidido ceder espacio a nuevos referentes del partido. En su última sesión declaró: “desde la escuela o el lugar que me toqué seguiré construyendo porque creo que el PAyS es la esperanza hacia 2019”.

Actualmente, el Partido Agrario cuenta con el apoyo de diversas organizaciones como Nuevo Encuentro, el Partido Comunista, sectores del Partido Justicialista, el Movimiento Nacional Campesino Indígena, el Movimiento Evita, el Movimiento Agrario Misionero y PATRIA GRANDE, entre otras; se trata de la única fuerza auténticamente popular y novedosa, de amplias bases sociales y desarrollo territorial, capaz de encabezar un gran frente popular o una amplia plataforma provincial contra los partidos empresarios en 2019 y de ofrecer en toda la provincia una alternativa real de gobierno a la ciudadanía, asumiendo la agenda de la familia rural, las mujeres e identidades disidentes, los trabajadores de la cultura, el movimiento ecologista y la juventud, para desarrollar una fuerza de arraigo local capaz de inscribirse en una alternativa nacional contra el neoliberalismo.

Los primeros brotes de esta siembra están a la vista. La posibilidad de que esta experiencia de unidad siga germinando, reinventándose a sí misma e incorporando el acompañamiento de más amplios y diversos sectores dispuestos a enfrentar el capitalismo allí donde este sistema de explotación muestra su cara más dura depende de la capacidad organizativa, la capacidad imaginativa, y la medida de la voluntad que pongamos en esa dirección.

Temas de la nota: