Santa Fe: Carlos Del Frade diputado, Majo Gerez concejala

Por: Fernando Rey | 05 de julio de 2017

Como todo el país, Santa Fe ya está en campaña hacia una nueva contienda electoral, la primera desde que Macri y su gobierno de ricos está en la presidencia, y fundamentalmente la antesala hacia un 2019, en el que todo indica volverán a estar en disputa los gobiernos provincial, de Rosario y tal vez también el de la capital, Santa Fe.

El Frente Progresista Cívico y Social que gobierna desde 2007 la provincia y que emergió hace 25 años desde la Intendencia de Rosario, viene de sostener ambos gobiernos por porcentajes ínfimos y no logra salir de esta situación límite, asediado en la última elección fundamentalmente por el PRO. Tras este año y medio de mandato si bien no se agravó su desgaste acumulado ni se perfila claramente qué espacio y a través de qué nombres podría derrotarlo en 2019, tampoco parece mostrar signos tangibles de recuperación. Su crisis no es solo de pérdida de representatividad y fragmentación de su espacio político, sino fruto de la profunda reconversión de su proyecto político, muy lejos de su perfil progresista originario, y fusionado a los intereses de los ganadores sociales y económicos de un modelo de provincia excluyente.

Mientras el FPCyS hace lo posible por sostenerse como primera fuerza, el Pro y un sector del radicalismo juegan a fondo para erosionar el frente oficialista, intentar ganarle la elección este año e instalar a Cambiemos como la opción de alternancia, objetivos fundamentales para la alianza derechista a nivel nacional. No hace falta profundizar en esta breve nota por qué sería una muy mala noticia para el pueblo de la provincia y para la resistencia a la ofensiva neoliberal a nivel nacional que lo consigan.

Unos pasos atrás, el peronismo, en crisis en nuestra provincia desde que perdió la gobernación, se intenta rearmar como opción electoral con posibilidades hacia el 2019. Todos unidos, desde los sectores conservadores que aun no se fueron con Cambiemos hasta los sectores progresistas y juveniles con vocación transformadora y más fieles al liderazgo de Cristina, todos en la interna de este PJ provincial en reconfiguración de poder pero sin debates claros de proyectos, que hoy encabeza con sus votos del 2015 y su ejercicio de “gobernabilidad” en el Congreso el senador Perotti.

Escenario abierto y emergencia de nuevas experiencias políticas

En el 2015 distintos espacios políticos que venimos de la construcción social y de una nueva generación militante logramos protagonizar las elecciones de la provincia, y sobre todo de algunas ciudades como Rosario, trascendiendo los márgenes y con vocación de mayorías.

El Frente Social y Popular, del que formamos parte como PATRIA GRANDE, encabezado por el periodista Carlos del Frade, logró constituirse como cuarta fuerza de la provincia colocando 2 diputados provinciales y concejales en Rosario y Villa Constitución; Ciudad Futura en la ciudad de Rosario, se ubicó en el tercer lugar con 3 concejales; sumado a un interesante recambio generacional y progresivo del peronismo y el kirchnerismo rosarino, con 3 nuevas bancas con este perfil.
Aunque también es verdad que las inéditas condiciones que dejaron las pasadas elecciones, por ejemplo con más de 40% de los votos de Rosario conseguidos por opciones populares al Concejo, lejos estuvieron aún de poder aprovecharse en la perspectiva de construcción hacia una nueva mayoría que se plante como alternativa popular hacia 2019.

Miramos hacia atrás y hay satisfacción por lo construido, lo propio y lo de otros espacios con los que compartimos luchas y proyectos. Miramos para adelante y pensamos que no alcanza. Queremos ir por más; con humildad pero con audacia, con amplitud, debate político y propuestas. La realidad de nuestro pueblo nos demanda estar a la altura, dejar atrás las mezquindades y construir mayorías sociales y proyectos que se propongan ganar para ir a la raíz de los problemas y solucionarlos con una perspectiva popular y transformadora. Eso implicará emprender un camino de unidad más amplia, que encuentre espacios políticos que, aunque compartimos mucho, hoy en esta elección estamos separados nuevamente.

Redoblamos la apuesta con Carlos Del Frade diputado nacional y Majo Gerez concejala

Como decíamos en el comienzo de la nota, ya estamos en campaña electoral, en nuestra segunda experiencia como PATRIA GRANDE y el Frente Social y Popular. Y lo hacemos fortalecidos por todo lo recorrido, por la certeza de que una parte de la resistencia a esta ofensiva neoliberal nacional también se juega en las ideas y propuestas que se impongan por el voto popular en octubre, y con la convicción de estar viviendo momentos difíciles pero también cargados de oportunidades.

Por todo esto es que nos parece un aporte fundamental la candidatura de Carlos Del Frade. Porque expresa esta vocación que tenemos desde la izquierda popular de profundizar y ampliar la construcción de un espacio alternativo y de mayorías, desde el protagonismo de la gente, con la confluencia de todas las tradiciones e identidades populares de la provincia. Y porque de ser electo diputado, será un aporte sin dobleces ni medias tintas a la resistencia que tanto necesitamos y tanto flaqueó el año pasado en el Congreso Nacional.

Y por lo mismo asumimos el gran desafío y responsabilidad de encabezar la lista de concejales de Rosario del FSP con nuestra compañera Majo Gerez, y de acompañar desde el tercer lugar de la lista a Carlos Manessi en Santa Fe con nuestra compañera Flor Zuzulich.

Majo es una de las caras visibles de la generación del Ni Una Menos y expresa la fuerza de las mujeres que luchan por sus derechos, reclamando ser reconocida para fortalecerse también desde las instituciones. Desde la construcción colectiva que encarna, apostamos a que la política vuelva a estar en sintonía con ese movimiento que recorre las calles de Rosario. Reconociéndonos en viejas ideas que iluminen nuevas propuestas: la defensa de los derechos básicos para una vida digna en la ciudad; trabajar por una economía justa e igualitaria; construir una democracia fundada en el protagonismo de la gente; poner en práctica una ética que fortalezca la vida en común. Como repetiremos una y otra vez en la campaña: Movemos la ciudad, podemos transformarla.

Temas de la nota: