Confluencia #FueraOMC – Construyendo Soberanía

Por: Fernando Vicente Prieto y Leticia Garziglia. | 20 de diciembre de 2017

Meses antes de la llegada de la Organización Mundial del Comercio (OMC) a nuestro país, decenas de organizaciones sociales, sindicales, campesinas, de pueblos originarios, de mujeres, territoriales, anti-extractivistas y de derechos humanos empezaron a reunirse y pensar actividades con el objetivo de expresar su rechazo a las políticas de libre comercio que los gobiernos argentino y brasileño están intentando instaurar de la mano de esta entidad. Formaron la Confluencia Fuera OMC y planificaron la Semana de Acción Global contra la OMC, que tuvo lugar entre el 7 y el 13 de diciembre.

El jueves 7 se dio inicio a una serie de actividades con el acompañamiento a la ronda de las Madres de Plaza de Mayo. El domingo 10 se inició la Cumbre Ministerial en el Centro Cultural Kirchner, y en paralelo la confluencia conmemoró el Día Internacional de los Derechos Humanos con un festival en la Plaza de los Dos Congresos y manifestaciones de repudio a la cumbre oficial.

Entre el lunes 11 y el miércoles 13, la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA hospedó a la Cumbre de los Pueblos “Fuera OMC – Construyendo soberanía”, que incluyó foros, talleres, seminarios y asambleas sobre distintos ejes, con el objetivo de mostrar las experiencias alternativas de construcción de soberanía para la vida de los pueblos.

Con referentes de movimientos sociales nacionales e internacionales, las actividades mostraron que otra economía es posible, muy diferente a la que plantean los modelos hegemónicos que pretende instalar la OMC. El planteo central que la “contracumbre” puso de manifiesto fue que la libertad tiene que ser para los pueblos y no para las mercancías.

Esta concepción estuvo expresada en los distintos foros y talleres: de Soberanía Alimentaria, Soberanía Sanitaria, Educativa, Feminismos, Juventudes, Migrantes, Economía Popular, Soberanía Energética y Bienes Comunes y otras decenas de alternativas frente al libre comercio.

En la declaración final de la Cumbre de los Pueblos se expresaron puntos de rechazo a las políticas de “libre comercio” en cada uno de los ejes planteados, así como propuestas surgidas del campo popular:

– El rechazo al extractivismo y al agronegocio viene de la mano del impulso de la Soberanía Alimentaria, la producción agroecológica campesina, “donde las semillas son entendidas como patrimonio de los pueblos al servicio de la humanidad”. En este sentido, se proponen también reformas agrarias integrales y populares y mercados solidarios. Una de las experiencias que fue presentada en el marco de la Cumbre fue Pueblo a Pueblo, iniciativa que desarrolla PATRIA GRANDE junto al MTE Rural y otras organizaciones.

– Frente al poder corporativo y el sistema de endeudamiento de los pueblos, se apunta a denunciar el carácter ilegítimo de la deuda, “asumiéndonos como Pueblos Acreedores de deudas no únicamente económicas, sino también sociales, históricas, ecológicas, democráticas, de género” y construyendo “acciones como las auditorías integrales y ciudadanas de la Deuda, tribunales éticos y consultas populares”.

– Frente a la libre circulación de mercancías y las restricciones en las fronteras para las personas migrantes, se propone “el reconocimiento de la migración como un derecho humano (nacional, regional y global)”, en pos de construir “la libertad de transitar los territorios y la construcción de una ciudadanía universal”.

– La propuesta de Soberanía Sanitaria implica construir “modelos de salud pública que garanticen la primacía del interés público y la justicia social”. En ese sentido, se rechaza todo tipo de patentamiento o derechos de propiedad intelectual sobre los medicamentos o tecnologías de salud, promoviendo tecnologías médicas libres y accesibles que garanticen acceso a la salud y a los medicamentos para todos los pueblos del mundo.

– Frente a la feminización de la pobreza y el impacto diferencial que los flujos comerciales y financieros tienen en la vida de las mujeres, se llamó a seguir construyendo una cultura antipatriarcal, antirracista y anticapitalista y a construir un paro internacional de mujeres para el próximo 8 de marzo: “No habría capitalismo sin el trabajo de cuidado no remunerado de las mujeres”.

Además, se llamó al retiro de tropas de todos los países militarizados, expresando además la solidaridad con el pueblo palestino –nuevamente bajo fuego israelí en el preciso momento en que se desarrollaba la Cumbre.

En síntesis, la Cumbre expresó la articulación de los pueblos que promueven alternativas populares como “el ‘buen vivir’, el eco-feminismo, el eco-socialismo y prácticas concretas como la soberanía energética, la agroecología y la permacultura que pueden transformarse en alternativas sistémicas al capitalismo si son aplicadas no de manera individual, sino como una política general”.

Finalmente, las organizaciones llamaron a organizar la movilización contra la Cumbre Presidencial del G-20 que tendrá lugar en Argentina en 2018 y a construir colectivamente el Foro Social Mundial 2018, que se realizará en marzo en Salvador de Bahía, Brasil.

Como PATRIA GRANDE participamos activamente de diferentes actividades, aportando a la confluencia desde distintos sectores de nuestra organización: comunicación, organización de foros y talleres en el marco de la Cumbre de los Pueblos y las semanas previas, marcha y festival. El año que viene nos espera un enorme desafío: construir la unidad necesaria para articular con distintos sectores del campo popular de cara a la reunión del G-20 y para hacer frente a las políticas neoliberales que impulsa el gobierno de Macri.

Temas de la nota: