Córdoba protagonista: por una alternativa al bipartidismo conservador

Por: Melisa Suárez y Mariana de la Vega | 06 de junio de 2017

En Córdoba se disputan, en estas elecciones, nueve bancas a diputados nacionales. Si bien es una elección de medio término, posibilita avanzar en visibilizar una alternativa política de la izquierda popular ante el bipartidismo cordobés, que lleva más de 20 años cogobernando la provincia.

El momento político actual de viraje hacia un modelo económico neoliberal a nivel nacional encuentra en Córdoba un escenario fértil para su desarrollo. Gobernada por sectores conservadores del PJ en alianza con el actual gobierno de Macri -y en el marco de un pacto de gobierno histórico con la UCR-, se han profundizado las políticas regresivas de carácter neoliberal y el modelo económico, social y político funcional a las clases dominantes, con gran apoyo de los medios de comunicación hegemónicos que instalan y legitiman esta política. Esto genera condiciones más desfavorables para el pueblo cordobés al profundizar la pobreza que alcanza al 40% de la población, el control y represión social, que se conjugan con un contexto nacional inflacionario en el que la desigualdad aumenta junto con el desempleo, los precios de la canasta básica alimentaria y las tarifas de los principales servicios.

Una alternativa ante los garantes del neoliberalismo

Las elecciones de este 2017 se presentan como un escenario de medición de fuerzas a nivel regional entre los partidos hegemónicos Unión por Córdoba (UPC/PJ) y CAMBIEMOS camino a 2019, momento en el que se definirán los principales cargos ejecutivos de la provincia y de la capital cordobesa, y en el que el radicalismo ya anunció que saldrá a disputar la gobernación provincial.

Estos partidos proponen en sus listas como candidatos, por un lado, a Martín Llaryora, actual vicegobernador por UPC-PJ y, por otro lado, la UCR, que ratifica su alianza con el Frente Cívico. Cambiemos, por su parte, propone a Diego Mestre (UCR), hermano del intendente de la ciudad de Córdoba, mientras las encuestas miden a Héctor Baldassi (Cambiemos).

Necesario es, ante este escenario, avanzar en la construcción de una alternativa política electoral al bipartidismo conservador expresado en los partidos tradicionales que canalice el descontento cotidiano del pueblo trabajador.

Es así que, como parte de las iniciativas políticas de PATRIA GRANDE por trascender a los partidos y estructuras tradicionales, se inició un trabajo de articulación en la búsqueda de avanzar en una apuesta política amplia. De allí surgió la plataforma “Córdoba Protagonista”, que resulta de la articulación entre La Colectiva, la Corriente Nacional Martín Fierro y PATRIA GRANDE y que lanza la iniciativa de construir una alternativa política en unidad entre distintas expresiones del campo popular, a la cual se incorporó Descamisados.

La apuesta política se sustenta en el acuerdo de interpelar a los sectores más progresistas de la provincia de manera amplia y plural, buscando construir una experiencia que recoja lo mejor de las experiencias como el kirchnerismo cordobés y otras expresiones del campo popular, pero a la vez superando sus limitaciones y poniendo un límite claro ante cualquier alianza con los sectores más conservadores, como lo es Unión por Córdoba que lidera el PJ cordobés, o aquellos que han definido estrategias de acercamiento culminando, incluso, dentro de sus filas. Es por ello que, si bien la unidad es parte de la estrategia política de la plataforma, se reconoce desde el espacio que la lista encabezada por el acuerdo Acastello-Rodríguez Saá, resulta ser funcional a Unión Por Córdoba y no expresa una apuesta política de carácter democrático, popular y que demuestre decididamente combatir los intereses de los sectores dominantes, siendo un límite para la construcción de una real alternativa política.

De allí que se convoca a “concretar la unidad enunciada en un acuerdo con el conjunto de fuerzas políticas del campo popular, progresista y de izquierda en Córdoba para unificar fuerzas a partir de la diversidad que la herramienta de las PASO permite articular. En esta propuesta se sustenta la esperanza de crear una alternativa popular y emancipadora”. A través de la plataforma política se busca construir una alternativa que exprese un proyecto político que recoja las experiencias propias de las organizaciones que hacen parte de la apuesta; que visibilice y asuma como ejes de trabajo la lucha por la tierra y la vivienda digna, el feminismo popular; por un ambiente sano, el reconocimiento y desarrollo de la economía popular, etc. Y, ante todo, una democracia participativa en la que el pueblo sea un actor político clave. Con Cecilia “Checha” Merchán como candidata a diputada nacional, la apuesta busca colocar en un lugar preponderante la voz de las mujeres en un contexto político de movilización y visibilización de las luchas feministas.

Con la intención de construir un modelo político diferente que integre las diversas expresiones del campo popular, así como la diversidad territorial de la provincia, se han generado espacios de intercambio en Villa María, Calamuchita, Oncativo, Bell Ville, entre otras localidades de la provincia de Córdoba.

El 2019 como horizonte

A través de “Córdoba Protagonista” las organizaciones políticas buscan avanzar en la construcción de una experiencia nueva, de carácter superador y que, asentada en las conquistas del pueblo argentino, se proyecte hacia las elecciones de 2019 consolidando una alternativa novedosa y superadora al bipartidismo cordobés.

Desde el campo popular se busca generar las condiciones para disputar la ciudad de Córdoba, cuyo electorado, si bien mayoritariamente ha expresado apoyo a la candidatura de Mauricio Macri en 2015, también ha demostrado su respaldo a alternativas políticas surgidas desde el vecinalismo y con eje en la anticorrupción y en rechazo al narcotráfico, como lo fueran en su momento las propuestas de Luis Juez, Daniel Giacomino e incluso Tomás Méndez, que perdió por escaso margen en la última elección contra Ramón Mestre. Sin embargo, ninguna de estas propuestas se constituyó en opción real superadora ante los proyectos políticos de los sectores dominantes en la ciudad y tampoco fue capaz de contener y dar respuesta política a los altos niveles de conflictividad y movilización que protagoniza el pueblo cordobés en los últimos 18 meses.

Es por ello que la alternativa política por izquierda, desde el campo popular, se hace necesaria y podría hacer mella en un pueblo que se encuentra cada vez más reacio a las políticas de gobierno que atentan contra sus intereses y que ha demostrado que, mediante la movilización, es posible generar condiciones de mejora para los sectores populares, de allí que se hace necesaria la construcción de una opción electoral que canalice esa fuerza popular hacia una verdadera alternativa política emancipatoria.

 

Temas de la nota: