Desestabilización – Editorial Cambio n° 47

Por: Patria Grande | 04 de septiembre de 2016

Desde su asunción, el mayor problema político para el macrismo sigue siendo cómo justificar su programa de gobierno. Dicho de otra manera, cómo construir consenso alrededor de su política de ajuste. Para eso apela a una variedad de tácticas.

Con ayuda de sus aliados mediáticos intenta hacernos creer que, aunque no nos dábamos cuenta, estábamos viviendo una crisis económica, y que entonces era “inevitable” el ajuste. Los cráneos al servicio de las políticas neoliberales llegaron a inventar un término para esta curiosa situación: “crisis asintomática”. Esa crisis que no puede sufrirse es el corazón de la “herencia recibida”.

Por otro lado, junto con sectores envalentonados del poder judicial y el “periodismo de guerra”, otra táctica es la persecución judicial, aprovechando hechos reales, pero sobre todo buscando asociar el conjunto de los años kirchneristas a la corrupción, la ineptitud y el despilfarro. En este caso sería algo así como que “el ajuste es malo pero los otros que estaban antes eran peores”.

Y últimamente, al calor de un invierno plagado de movilizaciones, encontraron una tercera vía: el gobierno sería víctima de violentos intentos de desestabilización. Y para eso, contrariando cualquier análisis honesto de las movilizaciones más importantes de los últimos meses, inventa un enemigo a medida de sus necesidades: el “ultrakirchnerismo”.

Con esta política el gobierno apunta a dividir al kirchnerismo del peronismo “razonable”, con el que pueden negociar leyes como el blanqueo fiscal o el pago a los fondos buitres. Al mismo tiempo, al mantener presente la referencia a Cristina Kirchner, buscan mantener cohesionada a buena parte de los votantes que lo llevaron al triunfo en el balotaje.

Pero al insistir en las amenazas de desestabilización, también traen al presente el fantasma del final de la Alianza. Y de su mano, preparan el terreno para la represión abierta de la protesta social. Si llega ese momento, la persuasión habrá fracasado y ya será transparente que la explicación de la política del gobierno es bien simple: Macri gobierna para los ricos.

Temas de la nota: