#ConCambiemosNoHayFuturo

Por: Patria Grande | 20 de septiembre de 2017

El escenario político luego de las PASO muestra un panorama preocupante para el pueblo argentino. Cambiemos ha dado pasos importantes en camino de su consolidación. Si bien no obtuvo una mayoría contundente, sí logró construir una minoría sólida a escala nacional.

Al mismo tiempo que consideramos central reconocer esta situación, también es cierto que dos terceras partes de la sociedad eligieron con su voto opciones contrarias a Cambiemos. Armados nítidamente opositores como Unidad Ciudadana y sectores de izquierda resultaron airosos, lo que nos permite afirmar que todavía no existe una hegemonía de nuevo tipo.

En octubre un resultado electoral más favorable a su proyecto reforzará su vocación de apretar el acelerador para ejecutar el plan de ajuste y deterioro de las condiciones de vida que ya vienen anunciando públicamente.

Ante este escenario, entendemos que el 22 de octubre la única posibilidad de derrotar a Cambiemos en la provincia de Buenos Aires es una victoria de la fórmula Cristina Fernández de Kirchner–Jorge Taiana, dado que CFK es la única figura política opositora a las políticas neoliberales con capacidad de ganar las elecciones en “la madre de las batallas”.  

Por varios motivos no hemos sido parte del gobierno anterior ni del armado de Unidad Ciudadana durante esta elección, entre ellos la confianza en la estructura del Partido Justicialista como punto de apoyo para construir políticas de Estado a nivel nacional, o la poca audacia para utilizar un contexto económico internacional excepcional en función de fortalecer, mediante la intervención estatal, resortes estructurales de la economía y ejercer soberanía sobre nuestros recursos naturales estratégicos. Estos puntos de debate no ocultan aciertos importantes durante la etapa anterior, que permitieron mejoras sustantivas en las condiciones de vida de millones de compatriotas, como la estatización de las AFJP, la Ley de Medios, la Asignación Universal por Hijo/a, el matrimonio igualitario, la Ley de Identidad de Género, entre otras.   

Desde esta ubicación política, a la que llamamos “izquierda popular”, es que estamos convencidas y convencidos de que en este contexto el mejor voto que podemos hacer quienes nos identificamos con las banderas de la izquierda y el progresismo es a la fórmula CFK-Taiana.

Asimismo, creemos que más allá del resultado de octubre será necesario un enorme esfuerzo por parte de todos los sectores de la militancia popular para poner en pie una alternativa al neoliberalismo capaz de enfrentarlo en las calles y en las urnas hacia 2019. Sabemos que con las herramientas que fuimos capaces de construir hasta ahora no alcanza.  

Al calor de un permanente impulso a la movilización y participación popular, entendemos necesario un amplio proceso de discusión y elaboración de un proyecto de país que unifique a la porción más amplia posible del campo popular y que pueda ser la base de un frente político y social antineoliberal, partiendo de los pisos de consenso de nuestro pueblo y de las demandas de las centrales obreras, los trabajadores y trabajadoras de la economía popular, las organizaciones del movimiento de mujeres, el feminismo y la diversidad sexual, las federaciones y centros de estudiantes combativos y muchos otros sectores.      

 

Temas de la nota: