El gobierno quiere prohibir a los medios populares

Por: Patria Grande | 07 de abril de 2017

Este jueves 6 de abril el Ministerio de Comunicaciones, a cargo de Oscar Aguad, y el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), encabezado por Miguel De Godoy, emitieron una resolución (2064-E) publicada en el Boletín Oficial que implica un claro ataque a los medios populares.

En un nuevo avance contra el derecho a la información y a favor de la concentración mediática, la disposición adoptada por el macrismo plantea que el Enacom tiene “la facultad de disponer la clausura, secuestro, apercibimiento, multa y/o comiso según corresponda, de estaciones radioeléctricas no autorizadas o en infracción, incluyendo las de radiodifusión, con el concurso del poder judicial y la fuerza pública, en caso de ser necesario”.

De esta forma se lleva a cabo un claro ataque a los medios populares en términos de la normativa legal que los regula en el país. Quienes no tenemos los recursos económicos para solventar nuestros medios, quienes trabajamos sin patrón, de manera autogestiva, nos vemos nuevamente amenazados. No sólo por el manejo discrecional de la pauta oficial que este gobierno mantuvo y con el cual ha beneficiado a sus medios y periodistas afines, sino también por la acción deliberada de querer clausurarnos.

La connivencia del gobierno con las grandes empresas mediáticas se pone de manifiesto una vez más, en este caso para “despejar” el mercado y acallar voces críticas y plurales. Como sucedió con los decretos adoptados contra la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual y en beneficio concreto del Grupo Clarín, ahora el gobierno plantea una política de censura. En vez de fomentar la diversidad, atenta directamente contra la libertad de expresión.

Cabe señalar que esta medida es adoptada en el marco de la discusión de una nueva ley que regule las comunicaciones en Argentina, impulsada por el gobierno. Por eso no es inocente y da cuenta de cómo pretende Mauricio Macri que sea el mapa mediático de nuestro país.

Si los medios populares hoy no estamos “autorizados” o estamos “en infracción” se debe a la inacción del Estado que no ha elaborado el Plan Técnico necesario para dividir el espectro -tal como dispone la legislación vigente- ni ha abierto los concursos que nos permitan encuadrarnos en el marco de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que no fue derogada. Quién está en infracción y no cumple con la ley es el Enacom.

Pero sabemos que esto no es una discusión legal, sino política. Los medios populares somos hoy los que denunciamos las políticas de este gobierno que despide, hambrea y excluye. Los que nos proponemos formas alternativas de trabajo y creación de fuentes laborales ante el vaciamiento empresario. Somos quienes rompemos el blindaje mediático que se pudo observar con claridad durante el paro general.

Somos medios con una larga historia, recorrido y organización. Nuestra lucha por una comunicación democrática nos ha encontrado a lo largo de la historia unidos y en las calles. Así no sólo hemos resistido a cada intento de eliminarnos por la codicia y presión de los poderosos monopolios mediáticos que operan en el país, sino que también hemos avanzado en legitimidad social y reconocimiento.

Sabemos que no estamos solos en esta batalla. Como ya hemos demostrado en innumerables oportunidades, estamos dispuestos a dar la pelea por una comunicación realmente plural, democrática y popular. No podrán callarnos.