El Salario Social Complementario es una realidad

Por: Marcos Lede Mendoza | 24 de mayo de 2017

Después de lograr que el gobierno de Macri reglamentara la Ley de Emergencia Social, los trabajadores y trabajadoras de la economía popular obtuvieron el primer pago del Salario Social Complementario que estipula la ley. Qué es y por qué es una gran victoria en tiempos de ajuste neoliberal.

El primer paso fue salir a buscar el reconocimiento por parte del Estado de un universo de por lo menos el 30% de la clase trabajadora argentina que realiza su actividad en condiciones informales. Mediante la protesta social como herramienta política para exigir mejores condiciones de vida de la población, aglutinados en gremios y organizaciones sociales, los trabajadores de la economía popular afrontaron un año de intensas luchas para que el grito de los más humildes se escuche en el despacho del presidente.

Ollas populares, cortes de ruta, radios abiertas, verdurazos fueron algunas de las iniciativas clave en donde se demostró la fuerza organizativa de un subsuelo de la patria que le concedió una clase de construcción política a un gobierno de ricos, quienes tuvieron que reconocer que en nuestro país, y como consecuencia de un plan económico que deja a la gente afuera, un sector de la población cada vez más mayoritario vive una situación de emergencia social. Ese subsuelo son los trabajadores y trabajadoras “que generaron su propio trabajo y que la siguieron peleando para recuperar en sus conciencias la dignidad del trabajo, la de la organización, la más fuerte y hermosa de todas, la de conquistar nuestros derechos”, escribía en el número anterior de Cambio Nicolás Caropresi, del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE)

A partir de la reglamentación de la ley y la posterior creación del Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Popular, en los primeros días de mayo, aproximadamente cien mil trabajadores obtuvieron el primer pago del Salario Social Complementario. “Lo que planteábamos desde la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) era la necesidad del reconocimiento de ese trabajo que se da a partir de una herramienta como lo es el gremio, pero al mismo tiempo a partir de una herramienta económica, que es el salario”, explicó Agustín Burgos, referente del MTE.

Qué es el Salario Social Complementario

El Salario Social es un complemento para esos trabajadores y trabajadoras que, en su mayoría, se han inventado el trabajo, como los cartoneros y recicladores, vendedores ambulantes, cuida coches, trabajadoras textiles, trabajadores de empresas recuperadas, pequeños productores, cooperativas de construcción. Se trata de un reconocimiento por parte del Estado para estas actividades económicas que no llega a ser el ingreso de un trabajador formal. El Salario Social Complementario se estableció como la mitad del Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM), que hoy día es de $8.060. Este monto está pensado para que, junto a su ingreso, los trabajadores de la economía popular puedan redondear un SMVM.

La partida presupuestaria establecida en la ley es de 30 mil millones de pesos, tiene plazo hasta 2019 y, si la partida se agota, el marco legal permite pedir diez mil millones de pesos del presupuesto ordinario del Estado. “Si las medidas del gobierno siguen generando peores condiciones, tal vez en un año se termine utilizando toda la partida porque las condiciones son peores, y tiene que estar anclado en la realidad que viva el pueblo trabajador en general, y los trabajadores de la economía popular en concreto”, detalló Agustín Burgos.

Con respecto al Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Popular, Burgos explicó que la orientación de la CTEP era que existiera un registro y que cada trabajador, a través de su organización, o a partir de su individualidad, lo haga de manera automática. “El asunto es que hoy la mediación real son las organizaciones que mayoritariamente hemos trabajado por el Salario Social Complementario”, agregó el referente del MTE.

Por otra parte, el Ministerio de Trabajo lanzó el Programa de Transición al Salario Social Complementario, que tenderá a contener a los trabajadores y trabajadoras que participen en algunos programas que tienen un valor equivalente al del Salario Social. “Esta es otra pelea que ganamos, y logramos conseguir con otros programas de Desarrollo Social como Ellas Hacen y Argentina Trabaja, y otros del Ministerio de Trabajo como Construir Empleo y el Programa de Trabajo Autogestionado”, explicó Agustín Burgos. Como estos dos últimos programas tienen una duración limitada de dos años de convenio, la cartera que dirige Jorge Triaca creó la transición al salario con la idea de que transitar al Salario Social Complementario sea el programa universal de todos los trabajadores de la economía popular.

Los movimientos sociales a la cabeza

Vivimos una etapa en la que el protagonismo de los movimientos sociales en la resistencia ante el plan de ajuste que propone el gobierno de ricos y para ricos que encabeza Mauricio Macri está en indiscutible ascenso, al igual que los trabajadores y trabajadoras de la economía popular. La aprobación y posterior reglamentación de la Ley de Emergencia Social es un claro ejemplo de unidad, organización y búsqueda de nuevos consensos acerca de a dónde va el futuro de nuestra sociedad, en un sistema injusto y cada vez más desigual, y una clase política que nos conduce día a día al borde del abismo.

Temas de la nota: