Elecciones en ATE-CONICET CABA: triunfo de la unidad, la lucha y la construcción de base

Por: Victoria García y Laura Fischerman | 20 de diciembre de 2017

La Corriente de Docentes Universitarios e Investigadores 12 de Mayo, como parte de la lista de unidad Verde y Blanca-Roja y Negra, ganó las elecciones de la Junta Interna y cuerpo de delegados de ATE-CONICET CABA con el 78% de los votos frente al 22% de la Multicolor –integrada por el PO, el PTS y Razón y Revolución.

El sector de ciencia y tecnología no ha quedado al margen del ajuste que viene llevando adelante el gobierno nacional. En estos dos años hemos enfrentado recortes presupuestarios, reducción de becas, disminución de promociones e ingresos a la carrera del CONICET y una creciente mercantilización de la política científica.

Sin embargo, durante este tiempo, protagonizamos altos niveles de movilización contra el ajuste macrista que culminaron con dos ocupaciones del MINCyT y de diversos Centros Científico- Tecnológicos a lo largo y ancho del país. En un contexto sumamente adverso, logramos con organización y unidad contener los embates del gobierno.

Este proceso, lejos de diluirse tras cada instancia de lucha, se ha consolidado progresivamente mediante la organización por lugares de trabajo. Esto devino en inéditos procesos de afiliación colectiva a ATE-CONICET en los institutos de las facultades de la UBA de Ciencias Sociales, Ciencias Exactas y Naturales, Filosofía y Letras, Farmacia y Bioquímica, Medicina, en el Instituto Leloir y el Museo de Ciencias Naturales, entre otras sedes.

El resultado electoral expresó el crecimiento de la organización sindical en el sector científico que, como Corriente 12 de Mayo, hemos impulsado con la convicción de que fortalecer nuestra herramienta sindical resulta indispensable para hacernos de lazos de solidaridad duraderos, armarnos de capacidad de respuesta y frenar la ofensiva del gobierno.

Las elecciones –que contaron con una masiva participación y se realizaron en un día de intensas movilizaciones contra la avanzada del gobierno macrista– fueron el punto de llegada de esa construcción pero también se trata de un punto de partida para profundizar la organización y seguir fortaleciendo nuestra herramienta gremial ante la avanzada contra las y los trabajadores que despliega el gobierno nacional.

Necesitamos un ATE-CONICET abierto, democrático y participativo, que contenga a sus trabajadores y trabajadoras y promueva la lucha en unidad. Que garantice presencia cotidiana y responda a las demandas y necesidades de sus afiliados y afiliadas, que luche por los derechos laborales para los becarios y becarias, continúe las veedurías gremiales y amplíe el alcance de los servicios de acción social. Que fomente el debate en cada uno de nuestros lugares de trabajo, apuntalando la organización mediante reuniones y asambleas que permitan fortalecernos como sector y tomar un nuevo impulso para hacerle frente al ajuste. Un sindicato que instale decididamente la agenda feminista en ciencia y tecnología para visibilizar y combatir la violencia y las desigualdades de género como uno de los principales problemas en el sector de ciencia y tecnología. Un sindicato que canalice y lidere debates sobre la política científica con el fin de que los propios trabajadores y trabajadoras hagan valer su voz sobre el modelo de ciencia y tecnología que nuestro pueblo necesita.

Temas de la nota: