“La CGT toma el té, las mujeres tomamos las calles”

Por: Patria Grande | 02 de noviembre de 2016

EDITORIAL | “La CGT toma el té, las mujeres tomamos las calles”, decía una nota del diario Página/12 y luego resonó como consigna de un hecho histórico que vivió nuestro país el pasado 19 de octubre.

#NosotrasParamos dijeron las mujeres, convirtiéndose, luego de las movilizaciones del Ni Una Menos, en una muestra contundente de lo que significa organizar la bronca. De que nos maten, de que nos vulneren, de que sigan reproduciéndose las brechas entre las vidas de ellos y las nuestras. Dijeron basta, otra vez. En forma de paro, ruidazo, vestidas de negro, de luto, de la mano junto a otras, más jóvenes, más viejas, o más tortas, más disidentes. Todas. Un grito que unió y une a muchas y sigue mostrando que las mujeres organizadas por nuestros derechos, el derecho a la vida, logramos un gran poder de articulación.

Unidad es la vocación que sigue en alto en todos aquellos que no negociamos con el macrismo. De quienes estamos convencidos que lo logrado hasta acá no alcanza. Porque el segundo semestre está cerca de terminar y los laburantes, especialmente los más vulnerados, organizados en la economía popular, son los que vienen dando muestras de que acá no se rinde nadie. “Emergencia social” el nombre del proyecto de ley que está discutiendo el Congreso, ¡vaya si no es significativo de lo que estamos diciendo!

Mientras la CGT y amigos echan por tierra la amenaza del paro, para los bolsillos de un enorme sector de nuestro pueblo, las propuestas del gobierno lejos están de ser “bonitas”. Tampoco es bonito el abandono estatal que supone el recorte presupuestario al desarrollo de la ciencia y la tecnología. La certeza de que en las calles estarán estas demandas. Los reveses, las traiciones, los pactos no tienen que opacar la voluntad de luchar y organizar la resistencia.

Temas de la nota: