“Queremos que se sepa la verdad”

Por: Diana Broggi | 19 de julio de 2017

Victoria Aguirre fue detenida el 27 de enero de 2015, cuando llevó en brazos al hospital a Selena, su hija ya sin vida, asesinada a golpes por su pareja Rolando Lovera. Entrevistamos a Claudia Aguirre, su hermana, y a Tania Piris Da Motta, de la Mesa Provincial por la Libertad de Victoria.

Hace casi dos años y medio que Victoria Aguirre se encuentra presa, acusada por “homicidio calificado por el vínculo”. Su ex pareja, Rolando Lovera, también está detenido, pero bajo el cargo de “homicidio simple”, porque él no era el padre de la bebé. Hasta ahora, el Poder Judicial no ha tomado en cuenta el testimonio de Victoria, quien sostiene que Lovera la tenía secuestrada y las golpeaba a ambas por celos.

Claudia y Tania llegaron a Buenos Aires en la búsqueda por darle más visibilidad y apoyo al reclamo de justicia por Selena y libertad para Victoria. “La decisión de nacionalizar estuvo desde el comienzo en la mesa, lo que pasa es que al principio sólo lo tomaron los medios alternativos”, comenta Tania. “De todos modos, en un momento llegó a Página/12 porque se había formado una mesa acá en Buenos Aires. Y ahora, con el juicio, se volvió activar la mesa, porque el juicio estaba trabado y cuando salió se empezó a difundir más”, completa.

Cambio: ¿Ustedes creen que cuando salen de la provincia se sienten más escuchadas?

Claudia Aguirre: Cuando salís de la provincia es como que rompés una barrera, que es algo que veníamos intentando desde hace un año. La pudimos romper ahora a través de Ni Una Menos, y desde ahí nos convocaron para la televisión y llegamos a los medios nacionales, como que hubo una explosión y ahora el caso es conocido a nivel nacional. Así, también la mirada se posa sobre el accionar judicial de la provincia. Porque en nuestra provincia hubo muchos casos como el de Victoria, como el de Ticha, tenemos el caso de Silvia Andrea González, prácticamente sin resolver, el de Tati Piñeiro que se cumplen 5 años de su asesinato en manos de hijos del poder… y no queremos que el caso de Victoria sea un caso más de los manejes de la justicia misionera. Nosotras queremos que se sepa la verdad, y para eso necesitamos que todo el país vea cómo accionan los jueces.

C: ¿Cómo creen que actuó la justicia en el caso de Victoria?

CA: Siempre actúan con una sentencia previa. La instancia de juicio es un trámite para reafirmar lo que ellos ya sentenciaron. En este caso, no se enmarcó en un contexto de violencia, cuando fallece su hija, “la madre la mató”, entonces le ponen la carátula de homicidio agravado por el vínculo. Cuando lo apresan a Lovera, “bueno, él no es el papá de la nena”, entonces homicidio simple… ya está listo, y todo se enmarca en eso.

C: ¿Qué otros elementos quedaron por fuera?

CA:  A través de la investigación tienen que ver todo el contexto de violencia, y no solo lo que dijo Victoria, también hubo una doctora que contó que cuando ella llevó a la nena fue testigo de que Victoria estaba muy nerviosa, y había signos de violencia en la nena, que la pareja de ella la agredió a la doctora… hubieron fallas, pero en realidad son cuestiones que al hacer la investigación no fueron tomadas en cuenta para enmarcar el caso en un femicidio vinculado, que es lo que realmente sucedió.

C: ¿Ustedes actualmente tienen un asesoramiento y acompañamiento legal feminista?

Tania Piris: Sí. Hubo que cambiar de abogada porque al principio la defensora pública, Teresa Gómez de Roth, le dijo “preparate para estar 30 años como mínimo”. O sea, ahí la abogada ya la condenó. Luego, se decidió cambiar por el doctor Bondar, que es quien en este momento lleva la causa, y quien planteó que tenía que considerarse la violencia de género como contexto en el que sucedieron los hechos. Hay una abogada que integra la Mesa con un equipo interdisciplinario que conformamos para analizar el expediente y un psiquiatra, que entrevistó a Victoria cuando ella estaba en la comisaría. La entrevistó por cuatro horas y determinó,mediante análisis clínico, que ella sufría de depresión, estrés agudo post traumático y pánico, y que todo eso era resultado de situaciones de violencia de género. Así lo pone en su informe, y esta es una prueba muy importante en defensa de Victoria.

C: ¿Creen que hay posturas previas tomadas en la justicia y estructuras de poder por las cuales no se les da lugar a otros elementos en la investigación?

CA: Primero está la justicia machista, que es defender al femicida y acusar a la madre por no haberse muerto, y la otra parte es favorecer al abogado defensor de Lovera porque proviene de familia de jueces.  El padre de este abogado estuvo involucrado en venta de bebés y el tío es juez de paz, también acusado de violencia por parte de su pareja. Lovera trabajaba de sereno, su jefe se llama Simon y él se hizo famoso porque es el autor de golpes hacia su mujer y un video que se viralizó. Él está protegido por estos sectores de poder local.

C: ¿Cómo vinculan el caso de Victoria con la avanzada represiva y el endurecimiento de las penas?

TP: El problema de pedir eso es que esas herramientas siempre son aplicadas a los sectores pobres y trabajadores, ellos son los que lo sufren. No lo van a sufrir los hijos del poder, los que todavía están impunes. Por eso no pasa por pedir a una justicia o a un sistema legal que ya sabemos cómo actúa.

C: ¿Cómo esta Victoria? ¿Está al tanto de todo lo que se va generando?

CA: Ella está muy contenida por toda la familia, pero está muy temerosa también. Se muestra fuerte pero, cuando tocas este tema, se muestra temerosa de seguir con el mismo tribunal que ya la ha juzgado. Ahora, la posibilidad de tener un tribunal nuevo le abre una expectativa porque se podría demostrar la inocencia real de ella. Si hablás con ella, sentís lo que está viviendo: te sentís culpable por no poder hacer más, te sentís impotente porque te cierran puertas, te sentís esperanzada por la posibilidad de que el tribunal se recuse o se baje, te sentís con miedo porque el nuevo tribunal no tenga prejuicios… y todo eso te mantiene ahí.

Temas de la nota: