Por: Lucio Negrello | 04 de septiembre de 2016

Desde diciembre de 2015, cuando el entonces presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, aceptó la denuncia contra Rousseff en la que se la acusa de cometer un supuesto “delito de responsabilidad” inexistente, hasta el día de hoy, la derecha golpista fue construyendo un largo proceso político y mediático para lograr la destitución de la primer presidenta mujer de Brasil.