UNR: la Franja Morada perdió su último Centro

Por: Ana Paula Machado, presidenta del CESoc | 26 de abril de 2017

Del 3 al 5 de abril se llevaron a cabo las elecciones estudiantiles de la Universidad Nacional de Rosario. La principal novedad fue la victoria del FEU Rodolfo Walsh-12 de Mayo sobre la Franja Morada en el Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales.

Excepto en la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales, se mantuvo el escenario del año 2016. Por un lado, con una hegemonía del MNR (socialismo), quienes sostuvieron la conducción de sus 5 centros y se hicieron con la presidencia de Veterinaria y, por otro lugar, un crecimiento del Frente Patria (compuesto por organizaciones kirchneristas y peronistas), quienes estuvieron cerca de ganarle el Centro de Estudiantes de Derecho al MNR.

La unidad que marca el camino

La principal novedad en estas elecciones fue la victoria del FEU Rodolfo Walsh-12 de Mayo sobre la Franja Morada en la facultad de Ciencia Política y RRII, único Centro de Estudiantes que conducía en toda la UNR la agrupación estudiantil de la UCR.

El FEU, compuesto por el Pampillón (La Mella), la CEPA, el Movimiento Universitario Evita, La Casullo y estudiantes independientes, es expresión del camino recorrido​ durante todo 2016 en unidad para defender la educación pública.

Las diferentes instancias de organización y de participación, como lo fueron las asambleas y las numerosas clases públicas, y la histórica marcha del 12 de mayo de 2016 son muestras de que construir la unidad del movimiento estudiantil es el único camino posible para defender la educación pública y garantizar los derechos estudiantiles y de nuestro pueblo en su conjunto.

Frente a la avanzada neoliberal y los sistemáticos ataques a la educación pública por parte de la alianza Cambiemos, las y los estudiantes nos propusimos hacer historia. Entendiendo que la actual coyuntura nos marca la necesidad de dejar de lado diferencias que durante muchos años nos han distanciado, logramos conformar este frente de unidad amplio que, sobre todas las cosas, logró contener las expresiones y el activismo de estudiantes que no forman parte de ninguna de las organizaciones que lo componen.

Nuestros objetivos se lograron con creces: por un lado, quitarle el único Centro de Estudiantes con el que hasta la fecha contaba la Franja Morada, expresión estudiantil de la alianza Cambiemos (PRO+UCR) en la Universidad. Y, por el otro, sentar las bases de nuevas expresiones de unidad dentro del escenario político estudiantil en Rosario al romper con una inercia de años.

Un salto hacia el futuro

El escenario que se nos abre al movimiento estudiantil en su conjunto trae consigo grandes desafíos históricos. Debemos ser capaces de construir una unidad que no sea meramente expresión de quienes formamos parte de las organizaciones, sino que logre contener a quienes día a día se sienten parte de la lucha en defensa de la educación pública sin pertenecer a alguna de esas expresiones partidarias.

Si no logramos esto, caeremos en los dogmatismos, nos abroquelaremos en nuestras propias discusiones y reforzaremos las diferencias que logramos dejar de lado. Y si esto llegara a pasar, estamos en muy malas condiciones para poder dar la pelea en defensa de la educación pública y dejamos el camino abierto a los intentos del macrismo y la Franja Morada de llevar a cabo sus planes privatizadores y de recorte de nuestros derechos.

Recuperar nuestros órganos gremiales, centros de estudiantes y federaciones es poner de pie el movimiento estudiantil para demostrarles, a quienes día a día se empeñan en atacar nuestros derechos, que la educación del pueblo no se vende y que vamos a dar batalla hasta las últimas consecuencias para defenderla.

Desafíos inmediatos

En lo inmediato, el movimiento estudiantil tiene dos grandes desafíos que solo lograremos si somos capaces de seguir construyendo y apostando a la unidad. Por un lado, en las próximas semanas se llevarán a cabo las elecciones de consejeros superiores, en las que las agrupaciones de izquierda e independientes tenemos la posibilidad de quedar por encima de la Franja Morada respecto de la cantidad de consejeros.

Y, por el otro, se realizará el Congreso de la Federación Universitaria de Rosario (FUR) en el que se renovarán autoridades. El MNR, que es la fuerza hegemónica, logrará continuar en la presidencia de la Federación. Pero como lo hicimos en las elecciones de centros de estudiantes, y esperamos hacerlo también en las elecciones para el Consejo Superior, podemos seguir haciendo retroceder a la Franja Morada y recuperar la Secretaría General de la FUR para romper con la pasividad en la que tanto el MNR como la Franja mantienen a nuestro máximo órgano gremial en la UNR.

Temas de la nota: