VI Congreso de Medicina General y Equipos de Salud de Bs As: Manteniendo activa la memoria

Por: Noelia Poggi y Lucía Rabini | 24 de mayo de 2017

Con más de 800 asistentes, los días 27, 28 y 29 de abril tuvo lugar el VI Congreso de Medicina General y Equipos de Salud de Buenos Aires en Mar de Ajó. El Movimiento Nacional de Salud Irma Carrica estuvo presente, con estudiantes y trabajadores de diferentes localidades de la provincia.

Con un enorme centro cultural recién estrenado como sede, terminado a los apurones y a escasos metros del mar, entre taxis y gastronomía los habitantes de Mar de Ajó contaron de la corrupción local -líneas de micros que ya no existen, calles sin terminar, intendencias “hereditarias”, esperanza puesta en “que venga Vidal”-. Nos hablaron con cariño de la nostalgia de invierno, los turistas que se van…

El Congreso fue rico en cuanto a variedad de temas y debates que incluyeron, entre otros, la situación del proyecto de ley provincial de promotores de salud, presentada por el diputado Gustavo Di Marzio; la soberanía sanitaria y la política de medicamentos, abordados por Jorge Rachid de ALAMES y el ex ministro de Salud de la Nación Daniel Gollán; el rol actual de los gremios con Daniel Godoy (ATE) y Fernando Corsiglia (CICOP); temas de género, diversidad sexual, masculinidades y feminidades en salud sexual y reproductiva, violencia obstétrica, parto domiciliario; enfermería en APS; políticas alimentarias; medicalización de los malestares infantiles; cannabis medicinal –tópico en auge que la industria viene tomando por su gran rentabilidad-.

Entre los principales panelistas estaba el ecuatoriano Jaime Breilh, quien en su exposición puso en la mira la escalada armamentista como fuente irracional de inequidad y daño a la salud. Breilh, decano en la Universidad Andina Simón Bolívar de Quito y referente de la Medicina Social Latinoamericana, propone desde hace décadas la construcción de una ciencia popular-académica. En nuestro país trabajó con la organización ambientalista Madres de Ituzaingó para demostrar la nocividad de los agrotóxicos mediante estudios epidemiológicos. También se destacó la salvadoreña Margarita Posada, quien fuera militante del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en los ochenta, hoy coordinadora del Foro Nacional de Salud en ese país.

Un párrafo aparte merece la charla sobre los ATAMDOS, auténtica experiencia de construcción de salud con participación popular y desde abajo, además de interdisciplinaria, impulsada por el sanitarista Floreal Ferrara mientras fue ministro de Salud de la provincia. Ferrara fue quien ya en esa época comenzó a denunciar la enorme brecha entre los partos por cesárea y naturales existente entre el sector público y las clínicas privadas, entre otros. De él recuperamos la definición de salud que nos moviliza a muchos y muchas, todos los días: “la salud es la lucha por resolver un conflicto antagónico, que quiere evitar que alcancemos el óptimo vital para vivir en la construcción de nuestra felicidad”. Lejos del “completo estado de bienestar físico mental y social” de la OMS. Y más cerca de la lucha de los y las oprimidos.

En el cierre fue protagonista el debate sobre interculturalidad entre la Medicina Ancestral de los pueblos originarios y el Sistema Público de Salud. Verónica Cleñan Azpiroz (comunidad Mapuche) y Simón Morales (comunidad Qom) denunciaron “el racismo estructural del Estado argentino” que se expresa en el sistema de salud, el trauma de encontrarse en permanente inseguridad jurídica y el genocidio de los pueblos originarios, que continúa hasta hoy. Demandaron la creación de un Protocolo de Salud Indígena, poniendo como ejemplo la ley provincial de medicina mapuche de Neuquén. Talleristas de la organización Laicrimpo vinieron desde el sur y el norte del país a transmitir saberes de ginecología natural y dejaron este mensaje final: “las comunidades se empoderan uniendo tres dimensiones: lo social, lo político y lo espiritual”.

Los congresos de esta especialidad, como resaltó en la apertura el presidente de la Federación Argentina de Medicina General Adrián Alasino, son los únicos que no admiten laboratorios farmacéuticos como auspiciantes. Alasino además es decano interino de la Carrera de Medicina en la Universidad Nacional de Mar del Plata, con un modelo pedagógico similar a la de la Universidad Nacional de La Matanza en sus orígenes, antes de ser prácticamente desvirtuada y sus docentes políticamente perseguidos durante 2016, con la creación del SiDUnLaM. Es de destacar que en Mar del Plata la carrera tuvo el récord de 4500 inscriptos, hecho clave para el fortalecimiento del derecho a la salud en una ciudad donde hasta hace poco, la única alternativa para acceder a este título era la católica Universidad Fasta –de explícita postura antiabortista y orientada al ejercicio profesional dentro de la rama privada del sector, si bien desde hace varios años utiliza al sector público para su actividad docente.

Finalmente, gran protagonismo tuvieron las emocionantes palabras enviadas por la fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

La esvástica pintada en el piso, en el piso tachada, los monumentos a la memoria, murales, códigos de barrio que aún están, la entrevista al nieto 121, un generalista, la alegría de un nieto más, el mar siempre de fondo, los desafíos, el dos por uno, al regresar. La salud colectiva también se hace cultivando la memoria de los procesos de lucha, las conquistas, a contrapelo de la historia. Mientras vamos construyendo cada día, salud popular.

Temas de la nota: